Publicado en

Ahorra energía y dinero en el hogar mediante enchufes con temporizador

Enchufes con temporizador

Todos disponemos de multitud de dispositivos que no necesitan permanecer enchufados todo el tiempo pero que -por comodidad o descuido- habitualmente lo están, consumiendo una cantidad de energía nada despreciable a fin de mes.

En esta categoría se encuentran todos los aparatos equipados con una batería recargable (teléfonos móviles, ordenadores portátiles, cepillos eléctricos de dientes, aspiradoras de mano, consolas portátiles, auriculares inalámbricos, etc.) y todos aquellos de uso intermitente (calefactores, ventiladores, deshumidificadores, luces de cortesía, calentadores de agua, etc.)


Para todos ellos, es recomendable el uso de un temporizador que regule el suministro de energía y se active sólo cuando lo necesitamos. Además, un sencillo temporizador puede prolongar la vida útil del aparato que le enchufamos, sobre todo si este está equipado con baterías sin circuito electrónico de “corte” (que detecta cuando están completamente cargadas). Una batería de litio de 4 o 6 celdas puede costar fácilmente 90 EUR o más, así que cuanto más tiempo la conservemos en buen estado, mucho mejor.

En el mercado se ofrecen multitud de modelos de enchufes con temporizador que por sus características, podemos agrupar dentro de las siguientes categorías:

Temporizadores manuales

Temporizador manualEs un tipo de temporizador sorprendentemente simple y, a la vez, el más difícil de encontrar en las tiendas de electrónica y menaje. Su funcionamiento es muy sencillo: Incorporan un botón (o una rueda) con el que indicamos el tiempo que deben permanecer encendidos (a partir del momento que los accionamos) y ya está!

A pesar de su simplicidad y de no existir una gran variedad de modelos (yo sólo conozco uno que se venda en España) son tremendamente prácticos en multitud de situaciones dónde el uso de temporizadores más avanzados sería muy engorroso. Os pongo unos ejemplos:

  • Conecto el ordenador portátil. Como tiene poca batería, enciendo el temporizador indicando que funcione durante 4h (voy a trabajar durante unas 2 o 3 horas). Cuando termino el trabajo y apago el ordenador, la batería va a continuar cargándose un rato más hasta que transcurra el tiempo programado. No tengo que recordar desenchufar el alimentador del portátil.
  • Por la noche, dejo cargando los teléfonos móviles con el alimentador conectado al temporizador manual. Para iniciar la carga selecciono 3h (ya que los teléfonos no necesitan más tiempo para cargar completamente su batería. Pasado este tiempo el temporizador desconectará totalmente la alimentación y así evito que los terminales permanezcan enchufados otras 4h (hasta la mañana siguiente)

Estos temporizadores no consumen prácticamente energía, ni en reposo ni en funcionamiento.

Temporizadores programables

Es el tipo de temporizador más habitual que podemos encontrar. Existen infinidad de modelos de características similares y disponibles en la mayoría de canales de venta (ferreterías, supermercados, etc.)

Temporizador programableSe caracterizan por disponer de un programador que permite definir los ciclos de encendido y apagado a lo largo del día (programación diaria). Algunos disponen de programación semanal con configuraciones diferentes para cada día (o diferente para los fines de semana)

Aunque existen modelos tanto analógicos como digitales, a estas alturas recomiendo encarecidamente la compra de un modelo digital, ya que además de disponer de más posibilidades de programación, suelen incorporar una batería de respaldo con la que mantienen la hora (y la programación) durante los cortes de suministro.

Este tipo de temporizadores son perfectos para situaciones dónde conocemos de antemano nuestros patrones de consumo. Por ejemplo:

  • Luces de cortesía o seguridad en los pasillos o caminos de acceso a la vivienda.
  • Programación de calefactores sencillos (sin programación incorporada), cafeteras de filtro, máquinas de preparar pan casero, iogurteras, etc.
  • Carga de la batería del cepillo de dientes, por la noche.
  • Iluminación comercial (escaparates, letreros, etc.) fuera de horario laboral.
  • Calentadores de agua (termos eléctricos) en viviendas cuyos inquilinos tengan costumbres fijas, o viviendas de fin de semana dónde no tiene ningún sentido mantener el agua caliente de lunes a viernes.

Los temporizadores programables digitales disponen de un capacitador o una pequeña batería con la que mantienen y ejecutan la programación, pero su consumo eléctrico es prácticamente inapreciable.

Temporizadores inteligentes

Desde hace unos años podemos encontrar un nuevo tipo de temporizadores que aúnan las prestaciones de los temporizadores programables con la comodidad de realizar la programación desde un teléfono móvil y, lo más importante, controlar los enchufes desde cualquier lugar del mundo.

Temporizador inteligenteEstos temporizadores disponen de una conexión Wi-Fi con la que se conectan a internet a través de nuetro router inalámbrico. Para configurarlos y manejarlos basta con descargar en un smartphone o tableta la aplicación del fabricante (casi siempre gratuita)

Estas aplicaciones son muy sencillas de manejar pero ofrecen posibilidades de programación muy completas, incluso más sofisticadas que los temporizadores programables convencionales. Además, tienen una característica que los hace únicos: Si en cualquier momento quieres “saltarte” la programación y conectar o desconectar un aparato, puedes hacerlo desde cualquier lugar con conexión a internet (el consumo de datos es insignificante)

Además, el precio de estos temporizadores inteligentes no ha hecho más que bajar durante estos últimos años, por lo que puedes encontrar excelentes opciones por poco más de 20 EUR (o menos), un precio muy similar al de los temporizadores convencionales, no conectados.

Su utilización es muy conveniente en diversas situaciones:

  • Programación de calentadores de agua o calefacción eléctrica (convectores, suelo radiante, etc.) con la posibilidad de realizar una actuación ocasional (no programada) desde cualquier sitio, para que cuando lleguemos a casa ya encontremos la situación deseada.
  • Control de sistemas de riego a distancia (por ejemplo, cuando estamos de vacaciones) en situaciones metereológicas excepcionales (olas de calor o lluvias torrenciales) no contempladas en la programación “normal”.

Por contra, la necesidad de una conexión Wi-Fi permanente hace que estos dispositivos siempre consuman más de energía que los anteriores (depende de cada modelo, siempre es importante leer bien las especificaciones).


Por este motivo, se recomienda utilizarlos siempre con aparatos de elevado consumo dónde el ahorro y la comodidad del control “remoto” es considerable y compensa el pequeño consumo del propio temporizador. Incluso hay algunos modelos que miden el consumo energético de los aparatos enchufados al temporizador.

Conclusiones

Una adecuada combinación de temporizadores puede suponer, a medio y largo plazo, una ahorro importante en la factura de la electricidad. Su precio contenido hace que la compra se amortice en pocos meses y, además, añaden un extra de confort a la vivienda con posibilidades de automatización dónde el único límite es tu imaginación.

Si este artículo te ha resultado interesante, no olvides compartirlo con los enlaces siguientes. Y si tienes alguna pregunta sobre los temporizadores o si ya los utilizas y quieres contarnos tu experiencia, te esperamos en la sección de comentarios.

Comentarios