Publicado en

Si el ruido no te deja dormir, prueba con una máquina de ruido blanco

Máquinas para dormir

¿Tienes problemas para conciliar el sueño? ¿Cuánto tiempo hace que no duermes de un tirón? Si tu dormitorio no es todo lo silencioso que debiera, o si tienes un sueño ligero y cualquier ruido te despierta, es posible que seas una víctima más de la contaminación acústica (somos legión). No es un tema menor, la falta de sueño puede convertirse en un problema grave de salud si no es tratado a tiempo y puede afectar negativamente a tu rendimiento en el trabajo o en los estudios.

Hay que tener en cuenta que el umbral de “ruido aceptable” depende en gran medida de cada persona; unos pueden dormir a pierna suelta en un vagón de metro y despertar (mágicamente) al llegar a su destino mientras que otros se desvelan fácilmente con el rumor de un ascensor en funcionamiento por la noche.


La solución a este problema no siempre es fácil de encontrar. En primer lugar, debes acudir a tu médico para que determine que tu insomnio no tiene un origen patológico. Visita primero el centro de salud, aunque estés totalmente convencido que el problema es debido al ruido ambiente.

Una vez descartada cualquier alteración que pueda requerir tratamiento médico, llega el momento de afrontar la situación y tomar medidas. Pero, claro está, no es lo mismo sufrir unos vecinos molestos a los que les gusta ver la TV hasta la madrugada que la proximidad de la vivienda a una fuente importante de ruido (fábricas, carreteras, ferrocarril, etc.). Así, las soluciones también pueden ser más o menos complejas:

  • Intentar razonar con los vecinos ruidosos: Si son personas con las que se puede hablar, exponles tu problema. Hazlo siempre de día (fuera de la excitación que provoca la falta de sueño) y en un tono amable y cordial.
  • Usar tapones para los oídos: Unos tapones de buena calidad pueden llegar a mitigar unos 30db de ruido ambiente (si se colocan adecuadamente) pero a muchas personas les incomodan por la presión que ejercen sobre las paredes del canal auditivo (además, te oyes “respirar”). En casos extremos pueden llegar a producir infecciones leves en el oído.
  • Tomar pastillas para dormir: Siempre con prescripción médica. Para mí esto es un último recurso (me resisto a medicarme por un problema de ruido ajeno)
  • Insonorizar la habitación: Bastante caro, molesto (requiere obras) y no demasiado efectivo. Se recomienda insonorizar siempre la habitación dónde se genera el ruido, no dónde uno duerme (lo cual normalmente no es posible)
  • Cambiar de domicilio: Sólo para situaciones desesperadas. Si estás a gusto dónde vives y el “único problema” es el ruido nocturno, hay que intentarlo todo.

Antes de meterte de lleno en situaciones complicadas y costosas que no siempre funcionan ¿por qué no pruebas a compartir tu espacio de descanso con una máquina de ruido blanco? Varios estudios médicos certifican que las máquinas de ruido blanco (o máquinas del sueño) pueden ayudar a las personas a quedarse dormidas en entornos ruidosos (como un hotel de veraneo en primera línea de mar)

¿Qué es una máquina de ruido blanco?

Cuando un ruido te despierta por la noche, no es el ruido en sí lo que te despierta, sino el cambio repentino de volumen o la inconsistencia (la variación sonora) dentro del ruido habitual. Basándose en este principio, las máquinas de ruido blanco son aparatos que bloquean el ruido con ruido. Generan sonidos de bajo volumen, constante, aleatorio y sin ningún patrón reconocible a través de todas las frecuencias que el oído humano puede captar (desde 20 Hz hasta 20,000 Hz). El ruido blanco, fundamentalmente, crea de este modo una "barrera" de sonido, lo que le oculta al resto de ruidos intrusivos que pueden afectarte durante el sueño.

Algunas máquinas que se venden para dormir ofrecen grabaciones de pájaros, lluvia, olas del mar u otros sonidos naturales. Aunque pueden parecer muy relajantes cuando uno las prueba en la tienda, durante la noche nuestro cerebro llega a identificar patrones en estas secuencias y no entra en un sueño profundo. Lo mejor es que la máquina genere un sonido totalmente aleatorio, monótono (aburrido) y sin patrones identificables. En este aspecto, lo más efectivo es el ruido blanco (similar al ruido de la “estática” o “nieve” en los televisores analógicos antiguos)

Estas máquinas suelen ubicarse normalmente en la mesita de noche, por lo que es conveniente fijarse en que no sean muy grandes o con luces brillantes o parpadeantes que destaquen en la oscuridad necesaria para dormir.

¿Qué máquina compro?

Para este artículo revisamos 3 máquinas de ruido blanco disponibles en España (de uso doméstico pero de buena calidad), de fabricantes reconocidos y con las prestaciones necesarias para ser efectivas (huimos de las máquinas con muchas funciones, la mayoría superfluas, que aumentan innecesariamente el precio del producto)

Para un uso ocasional, puedes probar otras máquinas de ruido blanco o incluso descargar una aplicación que genera ruido blanco para Android o para iOS (aunque la calidad del sonido, debido a las características del altavoz, no es comparable al de una máquina dedicada)


Marpac Dohm DS

Según su fabricante (Marpac), la Dohm es la máquina de ruido blanco original. El primer modelo, aparecido en 1962, se ha ido perfeccionando durante más de 50 años hasta conseguir el producto que se ofrece actualmente. Todo un clásico.

Marpac Dohm DSA diferencia de la mayoría de máquinas de ruido blanco actuales, la Marpac Dohm DS es totalmente analógica, utilizando un ventilador interno para generar el ruido (no produce corrientes de aire en el exterior del aparato). El modelo revisado dispone de dos velocidades y produce un sonido agradable, menos agresivo que las máquinas electrónicas, como el sonido del mar que se produce cuando te acercas una concha a la oreja.

También es cierto que la “suavidad” del ruido hace que esta máquina tenga un rendimiento algo inferior cuando se trata de enmascarar el ruido ambiente comparado con las otras dos máquinas analizadas en este artículo. Además, en velocidad alta, se aprecia un ligero silbido que destaca sobre el ruido de base.

Con más de 50 años a sus espaldas, Dohm DS tiene miles de seguidores fieles (es la máquina “oficial” de la “National Sleep Foundation” americana). Su construcción robusta, casi de grado militar, y su simplicidad (sólo tiene un botón de encendido y 2 velocidades de funcionamiento) lo hace muy atractivo para las personas que buscan sencillez y minimalismo.

Por ponerle alguna pega, indicar que “sólo” tiene 2 frecuencias de funcionamiento (o modos de ruido blanco) y que el volumen, debido a su construcción analógica, no dispone del rango de las máquinas electrónicas (el volumen mínimo es de 60db que, sin ser molesto, es bastante más alto que los 30db del Lectrofan, por ejemplo). Además, su tamaño (y sobretodo su peso) también es mayor que el de sus parientes digitales.

Tampoco dispone de funciones de apagado automático, por lo que la Dohm funcionará hasta que la apagues (a menos que la conectes a un enchufe con temporizador)

ASTI Lectrofan Sound Machine

Podríamos decir que la ASTI Lectrofan es el clásico de las máquinas de ruido blanco electrónicas. Las secuencias aleatorias, no repetitivas del LectroFan cubren la mayoría de ruidos molestos (gatos, perros ladrando, coches, etc.) igual o mejor que las otras máquinas analizadas, y nos ayudan a conciliar el sueño.

ASTI LectrofanEs la segunda máquina más pequeña que hemos probado, por lo que además de en casa resulta cómodo llevársela en los viajes. El cable de alimentación incluido utiliza convenientemente un conector USB, y viene con diferentes adaptadores intercambiables para utilizarlo en prácticamente cualquier país.

Su uso es muy sencillo (aunque no tanto como la Dohm DS) con sólo tres botones para alternar entre varias opciones de ventilador (10) o ruido blanco (10) y 30 niveles de volumen. Es fácil de ajustar o apagar incluso en la oscuridad y -además- dispone de un temporizador de desconexión de 60 minutos que se nos antoja algo corto en ocasiones.

Uno de los botones permite recorrer todo tipo de sonidos de ventilador (similares a los del Dohm), mientras que con el otro se accede al catálogo de ruido blanco.

El volumen puede ajustarse de forma precisa entre 30db y 80db (difícilmente vas a utilizarlo a máxima potencia). Incluso al nivel mínimo (30db), este aparato es capaz de ocultar eficazmente el sonido de un TV de otra habitación, o el murmullo de dos personas hablando.

En definitiva, una máquina bien construida, con un sonido de calidad y sin florituras innecesarias que complican o encarecen el producto.

AVANTEK White Noise Sound Machine

A pesar de su juventud (disponible en España desde 2017) la máquina de ruido blanco AVANTEK WN está teniendo una buena acogida, con opiniones muy positivas de los compradores que destacan sobre todo su buena relación calidad precio. A diferencia de los fabricantes de las otras dos máquinas revisadas en este artículo, AVANTEK es una marca generalista (no dedicada exclusivamente a las máquinas del sueño) que produce varios productos de electrónica de consumo.

Avantek WNNos encontramos ante una máquina compacta (la más pequeña de las 3) y ligera, con una buena calidad de construcción. Los acabados son muy correctos y los materiales parecen resistentes, aunque –tal vez- un poco por debajo de la robustez de las otras dos. El altavoz se oye muy bien en casi todos los ajustes, sólo algo peor que la Lectrofan con el volumen muy alto (aunque no es una situación habitual)

La pequeña AVANTEK WN es la máquina de ruido blanco analizada que incluye más opciones. Al igual que la Lectrofan, este dispositivo ofrece un amplio rango de volumen con 30 niveles distintos. Dónde la supera ampliamente es en la oferta de sonidos disponibles (hasta 20) incluyendo: 6 sonidos de ruido blanco, 6 sonidos de ventilador y 8 sonidos de naturaleza (sonido de arroyos, olas, viento, lluvia, aves, grillos, fogatas y el de un reloj). Ya he comentado, no obstante, que los sonidos más indicados para conciliar el sueño son los de ventilador y el ruido blanco.

Otro aspecto destacable es el temporizador: Se programa desde 1 hora hasta un máximo de 7 horas, y permite la reproducción continua; el volumen se reduce gradualmente y luego se apaga cuando el tiempo se acaba (la Lectrofan se apaga “de golpe” y sólo tiene un temporizador de 1h). Los controles son muy sencillos de utilizar: botón de avance y retroceso (del catálogo de sonidos), botón de volumen (30 posiciones) y temporizador (7 combinaciones). Al igual que la Lectrofan, la AVANTEK WN tiene una función de memoria con la que, al encenderlo, se reinicia automáticamente con la última programación de volumen, sonido y temporizador.

La AVANTEK WN se alimenta con un adaptador de 5V e incluye un cable USB. Pero (atención!) el alimentador no está incluido, así que tendrás que utilizar el de un móvil con puerto USB. No es muy inconveniente (casi todos tenemos cargadores de este tipo) pero lo aviso por si no lo tienes (el cargador de un iphone, por ejemplo, no sirve)

En funcionamiento, la máquina emite un poco de luz mediante un pequeño LED situado junto al temporizador. La luz es muy leve y no resulta demasiado molesta, pero debería apagarse al rato de realizar la selección. Por otra parte, esto ayuda a localizar los controles en la oscuridad.

La efectividad de la AVANTEK WN es similar a la Lectrofan. No tiene tantas opciones de ventilador y ruido blanco (12 frente a las 20 de la Lectrofan) pero su calidad es muy parecida (no distinguiéndose patrones repetitivos). El resto de sonidos de naturaleza son agradables y relajantes y, aunque no son muy prácticos para dormir, pueden ayudar a crear un buen ambiente durante el día.

Manos a la obra

Ubica la máquina lo más cerca de la cama posible, sobre la mesita de noche o en el suelo (dónde no puedas tropezar con ella). No la pongas muy lejos, el objetivo es que la máquina funcione al volumen más bajo posible y que la tengas a mano por si necesitas realizar algún ajuste.

Ponla en marcha, selecciona el tipo de ruido deseado y sube lentamente el volumen (desde el mínimo) hasta que la máquina cubra totalmente el ruido ambiental. Si tienes que subir demasiado el volumen, tal vez es porqué necesites cubrir otra rango de frecuencias, prueba con otro tipo de sonido (de más grave a más agudo)

No debes preocuparte por que la máquina pueda “molestar” a otras personas. A no ser que la pongas a un volumen muy alto, el sonido producido por estas máquinas apenas es apreciable fuera de la habitación en la que se encuentran. Eso si, procura seleccionar un sonido de tipo ventilador o ruido blanco (el sonido de pájaros cantando, por ejemplo, sí que es distinguible)

Por las pruebas que hemos realizado, vemos que el ruido de tipo ventilador (o motor) es más agradable y discreto mientras estás despierto, pero no resulta tan eficaz ocultando el ruido ambiental como el ruido blanco “puro”. En cualquier caso, lo mejor es que experimentes con diferentes configuraciones y que mediante prueba y error encuentres la combinación que mejor se ajusta a tus necesidades.

Si lo deseas, puedes seleccionar el tiempo de funcionamiento para que la máquina se apague automáticamente (si sólo quieres utilizarla hasta que te duermas). Si no, la máquina funcionará durante toda la noche, hasta que la desconectes por la mañana.


Conclusiones

Para ser sincero, todas las máquinas que he probado suenan más o menos parecidas (excepto la Marpac Dohm DS, que tiene un sonido más complejo) en modo ventilador o ruido blanco, de modo que cualquiera de ellas cumple con su cometido.

A estas alturas, yo recomendaría un dispositivo electrónico. Estos son más ligeros, tienes más opciones y suelen ser menos susceptibles a averías (aunque tengo reconocer que la construcción de la Dohm DS es como la de un tanque)

De entre las dos máquinas electrónicas analizadas, no hay un claro vencedor. La ASTI Lectrofan tal vez sea un poco más robusta y con un altavoz ligeramente mejor que la Avantek WN, pero su temporizador de sólo 60 minutos se queda algo corto frente a los ajustes de la Avantek (de 1 a 7 horas)

Además, la Avantek WM añade varios sonidos relajantes de buena calidad (pájaros cantando, lluvia, mar, grillos, reloj, etc.) que, si bien no son muy adecuados para conciliar el sueño, representan un extra respecto a los sonidos tradicionales.

Cualquiera de estas opciones puede ser un buen aliado para solucionar tu problema de ruido ambiental, o mejorar considerablemente la situación. Las valoraciones de los clientes que ya las han comprado son mayoritariamente positivas pero -como cada persona es un mundo- mi recomendación es comprarla en una tienda cuya política de devoluciones te permita recuperar tu dinero si su funcionamiento no te convence.

¿Has probado alguna de estas máquinas? ¿Tienes preguntas al respecto? Si este artículo te ha resultado útil, por favor, no dejes de compartirlo con tus amigos en las redes sociales y dar a conocer tu opinión en la sección de comentarios. Felices sueños!!

Comentarios